Vladislav Muslakov

Aunque se dice que dormir de lado favorece la aparición de líneas de expresión y arrugas, una investigación publicada en The Journal of Clinical Gastroenterology ha demostrado que acostarnos del lado izquierdo del cuerpo brinda beneficios al corazón y al sistema digestivo. Estos se reflejarán en tu estado de ánimo y, por lo tanto, en tu apariencia.

El estudio explica que más del 80% del corazón se ubica del lado izquierdo y al dormir sobre ese costado favorecemos su salud, ya que facilita el bombeo de sangre y el funcionamiento del sistema linfático. Éste se encarga de transportar elementos básicos como proteínas, metabolitos, glucosa y otros elementos que deben filtrarse por los nódulos linfáticos.

Todo esto beneficia a otros órganos, por ejemplo, bazo, estómago y páncreas, que también están de ese lado. Lo que significa que tendremos una mejor digestión, pues se canalizan mejor los jugos gástricos y se secretan más fácilmente las enzimas pancreáticas, asì que nos olvidaremos de la acidez o reflujos gástricos nocturnos.

También es conveniente acostarse de dicho costado en la siesta vespertina, después de comer, ya que además de favorecer la digestión, despertaremos más despejadas, menos cansadas y sin dolor de estómago; es decir, más felices. Otra ventaja es que con esta forma de dormir estarás menos propensa a sufrir enfermedades como Parkinson y Alzheimer.

La recomendación final es que al acostarte no pongas el brazo debajo de la cabeza porque se puede adormecer y afectar los nervios y los músculos, además puedes causar dolor en el hombro y en el cuello.