Brooke Lark

Seguramente piensas que todos los que van con el nutriólogo desean bajar de peso, pero vives en el error: al nutriólogo también van personas que desean subir de peso. Estar baja de peso es tan riesgoso para la salud como el estar excedida.

En estos momentos has de estar pensando: “Con que coman todo lo que quieran o coman donas todos los días, suben de peso.” Subir de peso puede llegar a ser aún más difícil que bajar, especialmente si se relaciona con enfermedades como cáncer, hipertiroidismo, infecciones o trastornos de conducta alimentaria. En esos casos, el desgaste del metabolismo es mucho mayor que el de una persona saludable y hay falta de apetito tanto por la enfermedad como por los medicamentos.

Si tener que subir unos kilitos por salud es tu caso, sigue estos consejos:

1. Realiza tres comidas principales y dos colaciones a lo largo del día, respetando que sean completas, variadas, equilibradas, saludables y adecuadas a tu persona. No porque estés subiendo de peso pienses que tus comidas deben consistir en pizzas, hamburguesas, galletas y donas.

2. Opta por consumir alimentos con mayor densidad de energía. ¿Qué quiere decir eso? Un gramo de carbohidrato y uno de proteína aportan 4 calorías, mientras que uno de grasa aporta 9 calorías. En poca cantidad, las grasas aportan muchísima energía. Eso sí, prefiere grasas de origen vegetal, como nueces, semillas, cacahuates, chocolate amargo, aceite de oliva, aguacate y aceitunas. Inclúyelas en todas tus comidas y colaciones.

3. Realiza ejercicios de fuerza, como pesas, yoga, box o crossfit, al menos 3 días por semana. Combínalos con un buen consumo de alimentos ricos en proteína, como pollo, pescado, lácteos y leguminosas. De esta manera, tu masa muscular aumentará y, por lo tanto, tu peso.

4. Si te llenas fácilmente o tienes poco apetito, procura no tomar líquidos antes ni durante la hora de tus alimentos, pues te llenarán. Prefiere consumirlos a lo largo del día y hasta 20 minutos antes de comer. También podría ayudarte servir tus alimentos en platos grandes para que inconscientemente te sirvas más comida.

Bajar de peso es difícil y tardado, pero subir es aún peor. Ten paciencia y trabajando con tu nutrióloga y tu médico, alcanzarás tus objetivos para ganar salud.