La siguiente entrega de Wonder Woman, éxito de verano que recaudó en taquilla 800 millones de dólares y además se convirtió en un estandarte del feminismo por su trama que empodera a sus protagonistas, acaba de sumarse una nueva medalla en este último ámbito porque su directora Patty Jenkins se convertirá en la cineasta mejor pagada en la historia de Hollywood.

Después de tensas negociaciones, la realizadora californiana —quien recibió un millón de dólares por la primera entrega— cerró un contrato récord para dirigir la secuela, pues varios medios afirman que éste ronda entre los 7 y 9 millones de dólares.

Según The Hollywood Reporter, la también directora de Monster, misma que le valió el Oscar a Charlize Theron, tuvo que batallar con el estudio Warner Bros. Pictures durante tres meses para poder conseguir este salario. Ella exigía, dado el éxito del filme, que para la siguiente le dieran un incremento que igualara el salario que recibió Zach Snyder, director Batman vs. Superman: Dawn of Justice, película que también rebasó los 800 millones en taquilla.

De esta manera, Jenkins desbanca Nancy Meyers, directora de comedias románticas como What Women Want, Something’s Gotta Give y The Holiday, quien llegó a recibir hasta 5 millones de dólares por cinta.