Si amas el queso, pero no lo incluyes en tu dieta porque crees que contiene muchas calorías, esta noticia cambiará tu vida. Y es que según un estudio del CHU del Centro de Investigación de Quebec, Emmental y Gruyere contienen probióticos que ayudan a la salud y los convierte en superfoods.

Los probióticos, son conocidos como bacterias vivas o sanas; las cuales tienen efectos positivos en el sistema digestivo y ayudan a mejorar el sistema inmunológico. La cantidad de bacterias que tienen es suficiente para darles la bienvenida, al mismo salón de la fama en el que se encuentran los frutos rojos, el kale y el brócoli, entre otros.

Su ayuda al sistema inmunológico se debe a que estos quesos suizos contienen ácido linoleico conjugado o CLA (Conjugated Linoleic Acid) un elemento de la familia de los omega 6 que protege al cuerpo de los virus y el resfriado.

Otro de los beneficios que aportan dichos productos lácteos es que aceleran el metabolismo, ya que contienen altos niveles de ácido butírico, un un compuesto que ayuda al cuerpo a quemar energía y lo protege contra la diabetes.

También son una excelente fuente de proteína, al ser provenientes de la leche de vaca, aunque se piensa que sólo los huevos o la carne lo son. Este nutriente ayuda al cuerpo a construir y reparar tejidos, musculos huesos y piel. El queso aporta ocho gramos de proteína por porción.

El calcio es otro de los elementos básicos y está presente en gran cantidad, tanto en el Emmental, como en el Gruyere. Así que los huesos y dientes están protegidos gracias a la Vitamina B que brindan.

Finalmente, comer tus alimentos favoritos te hace feliz, pero en particular el queso, aumenta los niveles de felicidad porque contiene aminoácidos y triptófano, famoso por sus cualidades de antiestrés.