No es un secreto que las mascotas son los nuevos hijos para los millennials. Mientras que en generaciones anteriores la paternidad llegaba a edades más tempranas, los más jóvenes hoy en día apuestan por experimentar con otros seres vivos antes de dar un paso con muchas más responsabilidades.

Perrhijos y gathijos están ayudando a las nuevas generaciones a descubrir sus capacidades paternales mucho antes de iniciar formalmente una familia. Un estudio reciente de la agencia Gale, reveló que los adultos entre 20 y 36 años ven a los animales de compañía como bebés de práctica en lo que analizan si apuestan por convertirse en padres de un humano.

El estudio dice que 4 de cada 10 millennials ven a las mascotas de esta forma, mientras que el 23% de ellos asegura que adquieren un perrhijo o gathijo para practicar antes de convertirse en padres de familia. Y es que una mascota es una responsabilidad completa, requieren una rutina, insumos, educación, cuidados en la salud y sí, hasta juguetes y accesorios.

Nancy Rivera/REX/Shutterstock

Pero esta tendencia también está modificando el mercado de consumo. Las marcas miran con interés el hecho de que las nuevas generaciones estén consumiendo más en beneficio de sus mascotas. Una apuesta bastante prometedora si consideramos que los millennials adoptan 35% más mascotas que los Baby Boomers, por ejemplo; o bien si vemos que más de la mitad de los hogares millennials tienen un perro o un gato.

Un análisis de American Pet Products Association evidenció que esta generación invierte mucho dinero en el cuidado de sus mascotas, una inversión que crece en promedio un 12% anualmente.

 

Estos datos nos hablan de un mercado potencial que las grandes empresas ya están empezando a explotar, lo vemos en el aumento de restaurantes pet friendly, la apertura de gimnasios para mascotas, grooming y una larga lista de accesorios, aunque también comienzan a abrirse posibilidades en el mundo de la gastronomía, con una gama de alimentos para mascotas fabricados con altos estándares tras la presión –y preocupación– de estos nuevos padres, así como nuevos elementos dentro de este sector: pastelillos, premios, helados y comida especial para los mejores amigos.