Christopher Campbell

El verano está aquí y si vas a pasar los últimos días de vacaciones en la playa, seguramente querrás regresar con un buen bronceado. Conoce qué alimentos debes incluir en tu alimentación para agarrar fácilmente un color increíble y que éste se mantenga por más tiempo.

Lo básico: consumir muchas frutas y verduras de color amarillo o naranja te proporcionará una buena cantidad de antioxidantes llamados betacarotenos. Ellos ayudarán a tu piel a producir melanina, es decir, la sustancia que naturalmente la pigmenta.

La verdura por excelencia que es riquísima en betacarotenos es la zanahoria. También los jitomates, la papaya, el melón y el camote los contienen en abundancia. Esto seguramente lo sabías ya, pero lo que no sabías es que los betacarotenos igualmente los vas a encontrar en vegetales de hoja verde oscuro, como la espinaca y el kale.

Incluir una porción extra en tu dieta de estos tipos de frutas y verduras desde unos días antes de irte a la playa y mientras estés ahí le permitirá a tu piel pigmentarse sin necesidad de exponerte tanto tiempo al Sol. Esto último es muy importante, pues la radiación ultravioleta aumenta el riesgo de melanomas y cáncer de piel. Es por ello que tampoco debes olvidar el bloqueador en casa.

Ojo: no exageres con la cantidad de betacarotenos que consumas. Son una sustancia que se disuelve en grasa, no en agua, así que el exceso no se puede desechar por medio del sudor o la orina y se acumula. Ello provoca que las palmas de tus manos y las plantas de tus pies se pongan de color amarillo. ¡Pero tranquila! Se quita dejando de consumirlos por un tiempo.

Finalmente, asegúrate de beber mucha agua para que tu piel no se deshidrate. También consumir alimentos ricos en omega 3 (salmón, aceite de oliva, aguacate, nueces y semillas) va a mantener tu piel hidratada y fresca.

¡A broncearse se ha dicho!