Vida y dinero, dos cosas que separadas nos dan dolores de cabeza. Y juntas la peor de las jaquecas. Compaginar con éxito estos dos espacios requiere sentarse un buen rato a pensar y responder algunas sencillas preguntas.

Así que aquí te dejamos 8 para empezar:

1. ¿Eres realista con tu dinero?: Vamos a sincerarnos: ¡Nunca nos va alcanzar para todo lo que queremos! porque ¡Siempre vamos querer más! Ponle cifras a los ingresos que tienes y a los gastos: ¿Te está alcanzado?, ¿Te sobra?, ¿Te falta?

2. ¿Te gusta comprar más que ahorrar?: Todos pasamos por ahí. Pues si se siente bien ‘padre’ estrenar. Es cierto, al comprar recibimos estímulos de manera inmediata y ahorrar sólo esta lleno de cuestionamientos sobre el futuro. Olvídate de eso solo ahorra de manera automática y olvídate de cuestionarlo.

3. ¿Estable o inestable?: ¿Cómo pinta en futuro para ti? No mires en décadas, piensa en días, semanas o un par de meses máximo. ¿Seguirás en tu trabajo, piensas cambiar, te aventarás un compromiso mayor como una hipoteca o ya planeas tener bebés? Todas estás variables hacen que nuestro horizonte financiero se complique o simplifique, ¿En qué punto estás tú?

4. ¿Qué tanto aprendiste de finanzas este año?: Aprender sobre finanzas te ayudará a cambiar la forma de ver el mundo y no sólo eso te ayudará a tomar decisiones. Sacúdete el miedo y los preconceptos de que es algo imposible y sólo para unos cuantos, empieza a desentrañar esos misterios.

5. ¿Más o menos espacio?: Si eres de los que en su clóset o peor aún en toda casa ya no entra un par de zapatos más, quizás es hora de dejar de traer cosas de tus excursiones a algún un centro comercial pero sobre todo, es momento de organizar una venta de garage, ¿No crees?

6. ¿Fan de los servicios?: En la actualidad hay tantas apps que hacen nuestra vida más fácil que ya hasta nos sabemos los datos de la tarjeta de memoria. Pero facilitar las cosas tiene su precio y no es dar clic en aceptar. Si tu vida financiera transcurre en el móvil súmale algunos productos de ahorro como piggo.

7. ¿Pospones pagos? Hay dos razones para aplazar un pago -de lo que sea- y son primero que se te olvide y dos, que no tengas el dinero. En ambos casos sales perdiendo por comisiones o por los intereses. Organízate para que no te pase.

8. ¿Siempre te quedas con las ganas?: Ni vacaciones, ni caprichitos, ni antojos, ni nada. Si la cosa está así es que algo no anda bien. Si es una cuestión de gastos y deudas resuélvela lo más rápido posible, porque el tiempo no vuelve. En paralelo empieza a buscar o crear formas alternativas de ingresos.

¿Qué es piggo? Es una app para alcanzar tus metas a través del ahorro y la inversión, de una forma simple, amigable y segura. Conoce más en piggo.mx

10 tips indispensables para empezar el año con el pie derecho

Los 7 pecados capitales de los meses sin intereses

Todo lo que necesitas saber sobre moda, belleza y celebs, directo a tu mail. ¡Suscríbete a nuestro newsletter!