1. Pon a dormir los carbohidratos. ¿Quieres levantarte llena de vitalidad y menos hambrienta? Evita por la noche alimentos altos en hidratos de carbono procesados (pan, pasta). Te sentirás más ligera si cenas vegetales y alguna proteína, de preferencia pescado. Para aumentar tu energía come platos ricos en hierro y fibra por las mañanas, como ensalada verde y pechuga de pavo.
  2. Multiplica 7×24. Un adulto debe dormir al menos siete horas diarias. La falta de sueño afecta todas tus capacidades y reduce tu sistema inmunológico. Logra un sueño reparador colocando un antifaz de hierbas y semillas sobre tus ojos. Procura que contenga lavanda y manzanilla.
  3. Engánchate a los pedales. Utiliza una bici para recorrer distancias cortas. Además de tornear tus piernas y quemar calorías (alrededor de 300 por hora), reduces el consumo de energía y de las emisiones de CO2.
  4. Be-natural. Consume productos orgánicos y evita ingerir sustancias tóxicas. La oferta de alimentos, artículos para el cuidado personal y limpieza es enorme.
  5. Respeta tus tiempos. Para cumplir con tu agenda debes ser más organizada. Enlista tus actividades y define un tiempo para llevarlas a cabo. Si el tiempo se agotó detén esa actividad y continúa con la siguiente, en un tiempo libre la concluirás. La próxima vez, dedícale más minutos.
  6. Recupera tu paz interior. “Arrúllate con la respiración”. propone el instructor de meditación y cofundador de daimonPath.com, Alejandro Serrano. “Durante un minuto, centra tu atención en la respiración. Mientras inhalas , menciona en tu mente “inhalación”. Si te distrae alguna preocupación mental etiquétala con la palabra “pensamiento” y regresa tu atención a la respiración, así descansará tu conciencia.
  7. Rodéate de emociones. Decora tu casa con plantas y flores, te sentirás acompañada por su presencia y su fragancia. “El color, la forma y el perfume inspiran diferentes estados de ánimo”, dice Alicia Winter, de Flores en casa. Las no me olvides, estimulan la memoria; y el clavel la alegría y el amor.
  8. Hidrátate con inteligencia.Tomar más de dos litros de agua al día evita dolores de cabeza, cambios de humor y alteraciones de la vista.