Los corredores le damos una dimensión épica a nuestras carreras. Dramatizamos nuestras experiencias como si fueran cosa del otro mundo. Es posible que así sea para quien lo ve desde fuera pero nosotros realmente lo vivimos así. Creo que, en el fondo, por eso corremos maratones para ponernos al límite y darle a la vida otro sentido. En nuestra cotidianidad los días se van pasando sin que distingamos uno de otro, en cambio, del día del maratón nadie se olvida.    IMG_6180El domingo corrí mi cuarto maratón y a pesar de que estaba mejor preparada que en otros años, nunca me había costado tanto terminarlo, al punto de pensar que quizás no lo lograría. Reponerme del inicio de calambre en el muslo y vencer la negatividad que comenzaba a dar vueltas en mi cabeza supuso un esfuerzo que puedo comparar como romper una pared para escapar de ahí (cual súper héroe). Me dijo un amigo que quizás no ha sido mi maratón más rápido (4:10) pero que tal vez haya sido el mejor y no es que me quiera dar palmaditas a mí misma, en verdad fue el más intenso que he vivido.

En estas fotos salimos las “shakhas” que venimos a Chicago a correr el maratón: la diseñadora Alejandra Quesada, la actriz Alexandra de la Mora, la conductora y blogger Lorena Marín y Kall. Screen Shot 2015-10-13 at 8.46.54 AMNos las tomaron un día antes. Ya en la carrera cada quien agarró su propio ritmo y vivió su propio maratón. Y es que aunque hayamos entrenado juntas con el mismo coach y hayamos corrido la misma ruta cada quien tiene su propia historia. (Más sobre el club de corredoras Nike 5 cosas que aprendí de las mujeres).

Esta es mi historia del maratón de Chicago contada en 6 canciones de mi playlist:

1. Quiero que sea eterno este momento; “Eterno”, Julieta Venegas Durante la carrera hay varios momentos de “comunión” entre los que estamos corriendo y los que nos están apoyando. La sensibilidad está exacerbada, como si tuviéramos el súper poder de ver a través del cuerpo lo que el otro siente, lo que se está esforzando. Ojalá que siempre pudiéramos ver a los demás con la misma empatía y tratar a los extraños con la misma amabilidad y cariño como lo hacemos durante el maratón.Karina Rodriguez Chicago 20152. Don’t stop me now, I’m having such a good time; “Don’t Stop Me Now”, en la versión de McFly Los primeros 30 kilómetros los corrí a una velocidad que nunca había logrado. Mi objetivo de este maratón era correr por debajo de las 4 horas y sí seguía como iba terminaría en 3:53. Cada vez que volteaba a ver el reloj y veía que seguía manteniendo el paso me sentía súper poderosa. Cada vez que un niño del público me daba un hi-five o que alguien decía mi nombre o el de México (los traía impresos en la playera) me daba para arriba y corría aún más rápido, me sentía más fuerte que nunca.Screen Shot 2015-10-13 at 8.48.09 AM3. Much brighter than all this static, now she’s coming through;
“She’s a Star”s, James 
El año pasado nació mi hija y desde entonces cambió mi estilo de vida por completo. Ahora me tengo que buscarle tiempo al tiempo para poder entrenar y a veces me siento exhausta. Recuerdo que el año pasado, cuando crucé la meta vi como en un flashazo todo lo que tuve que hacer para llegar ahí y me sentí tan orgullosa de mí que me puse a llorar. Normalmente uno es el peor juez de sí mismo y en ese momento fui justa y gentil conmigo y reconocí mi esfuerzo. Creo que desde entonces soy más consciente de lo que valgo. Leer también: Yo si soy una mamá runnerKarina Rodriguez  Running

4. Freedom is an illusion generated by your brain; “Alice Springs”, Mystery Jets En el kilómetro 34 sentí calambres en la pierna izquierda y tuve que pararme en un puesto de primeros auxilios. Me sentaron, me pusieron una pomada y me masajearon. No podía ni hablar del llanto pero más que de dolor, lloraba de pensar que no iba a terminar. Seguí y 1000 metros adelante vi a mi entrenador que nos acompañaría en la última parte de la carrera. Fue providencial porque el me “masajeó” la cabeza que era lo que más necesitaba. Me dijo, “Sé que duele pero tú puedes con eso y más, concéntrate en el paso que llevas y respira”. En algún momento volvió el dolor y le dije que quería volver a parar en los primeros auxilios. Me preguntó si realmente me dolía tanto como parar. Y lo pensé y seguí y el dolor fue desapareciendo. Esta vez me di cuenta de cómo la última parte del maratón se corre con la cabeza.

De izquierda a derecha: Lorena Marín y Kal, yo, Erick Arenas, nuestro entrenador, Alejandra Quesada y Alexandra de la Mora.
De izquierda a derecha: Lorena Marín y Kal, yo, Erick Arenas, nuestro entrenador, Alejandra Quesada y Alexandra de la Mora.

5. Eres mi amor eterno, mi ángel de la guarda; “Arrullo de estrellas”, Zoé La única canción sin punch (musical) que tengo en el playlist del maratón es ésta porque me hace pensar en mi hija que es lo más preciado que tengo en la vida y que alguna vez pensé que perdería. En un maratón siempre pienso en las personas que amo pero a ella específicamente le dediqué los últimos tres kilómetros porque fueron los más difíciles y sabía que si le dedicaba a ella el esfuerzo no me pararía y no lo hice.IMG_63746. Are we human or are we runners (sic); “Human”, The Killers En los últimos 400 metros salió esta canción y justo vi a alguien que venía caminando que tenía impreso en la parte de atrás de su playera un Salmo en inglés: May the Lord guide your steps in which ever direction you take. Lo toqué del hombro y le dije “Vamos”, insitándolo a que llegara a la meta corriendo. Espero que lo haya contagiado.

Joan Benoit ganó la medalla de oro del maratón de las Olimpiadas de 1984. Fue el primer año que se abrió la categoría del maratón femenil.
Joan Benoit ganó la medalla de oro del maratón de las Olimpiadas de 1984. Fue el primer año que se abrió la categoría del maratón femenil.

Al final, correr un maratón te hace entrar en una élite: la de aquellos que se pusieron un objetivo que al principio parecía inalcanzable. Como dijo Mary Wittenberg, directora del Maratón de Nueva York y recientemente galardonada con el Príncipe de Asturias, “Muchos piensan que no podrán acabar la carrera, pero lo hacen y es un gran logro personal. Hay personas que después de eso son capaces de lograr otros retos en sus vidas”.