Foto: Getty Images

Han pasado apenas seis meses desde la boda de Meghan y Harry y ya renunció la asistente personal de la duquesa de Sussex. Si pensábamos que ser royal no es fácil, mucho menos es trabajar para uno, como acaba de comprobar ‘Melissa’, nombre con el que identifican a la ex asistente de Markle.

Esta incómoda situación fue revelada en la columna de Richard Eden en el Daily Mail. ¿Por qué Melissa dejaría tan rápido un trabajo con la realeza más relevante del mundo? Uno de los voceros de Kensington Palace se negó a comentar, pero lo que es seguro es que Melissa tuvo que lidiar con muchas crisis desde antes de la boda.

Lee: Si respondes todo correctamente, conoces mejor a Meghan y Harry que la reina Isabel

Algunos atribuyen la partida de la asistente debido a la presión y el cansancio. Por ejemplo, el experto en realeza, Robet Jobson escribió en el libro Charles at Seventy que Harry se volvió muy prepotente con el staff conforme se acercaba la boda. Jobson describe que el príncipe estaba muy estresado e insistía que “lo que Meghan quiere, lo tiene”.

Asimismo, la ex manager de Meghan, Gina Nelthorpe-Cowne, comentó a Daily Mail que Markle cambió todas sus prioridades y su visión, pues estaba muy determinada a que su boda fuera un éxito. Entonces, la duquesa se volvió muy selectiva desde la ropa que usaba, hasta sus colegas.

Getty Images

Quizás la presión de todos estos eventos, más controlar la crisis familiar de Meghan con su padre y hermana, aportaron a la renuncia de la asistente. Lo que afirmaron en Kensington Palace es que “Melissa es una persona muy talentosa”. Además comentaron que ella “jugó un papel esencial en el éxito de la boda real” y la extrañarán en el palacio.

Lee: ¿Por qué a los amigos del príncipe Harry no les agrada Meghan Markle?

Pero si estás preocupada porque Meghan Markle está embarazada y su asistente renunció, no hay problema. Al menos que Melissa sea un nombre código, la duquesa aún tiene la ayuda de otra de sus asistentes, Amy Pickell, quien fue asignada en febrero.