Foto: Swan Gallet/WWD/Shutterstock

Con su reciente celebración de cumpleaños, Kendall Jenner demostró que es muy diferente al resto de sus hermanas, el clan Kardashian-Jenner. La modelo de 23 años no es nada extravagante y prefiere festejar con sus amigos más cercanos en un karaoke, que una fiesta millonaria como la de Kylie en agosto.

Pero éste no es el único aspecto que diferencia tanto a Kendall de sus demás hermanos. Aunque es muy unida a su familia, si analizamos la carrera de Kenny, es notorio lo externa que es al estilo de vida Kardashian.

Lee: Kendall Jenner confesó que ha creado cuentas falsas de Instagram

No tiene reality show

Shutterstock

Hizo su debut como reality star en Keeping Up With the Kardashians a los 11 años, pero no siguió ese camino. Todos sus hermanos tuvieron su propio reality, incluso Rob expuso su vida en TV con Rob & Chyna. Pero Kendall no lo ve como una opción para ella, pues prefiere mantener su vida lo más privada posible. Hasta Kris Jenner (momager) comentó a Variety que su hija está contenta solo participando ocasionalmente en KUWTK.

Tomboyish

Ella misma comentó a una revista de moda que “ella siempre ha sido la diferente”. Aunque hay marcas que le pagan por usar sus prendas como “casuales”, Kendall no es tan “femenina” como el resto de sus hermanas. La modelo declaró a Vogue en 2016 que le gusta vestirse, pero no tanto como las demás, incluso define su estilo como tomboy y que incluso, usaba ropa de hombres.

Lee: Revelan la fortuna de Kendall Jenner (y cómo obtiene tanto dinero)

Misteriosa y low key

Getty Images

A diferencia de sus hermanas, Kendall es más silenciosa con lo que hace. Sus posts en Instagram no revelan mucho de lo que hace en su vida privada, fuera del modelaje, así como sus Instagram stories. Esto porque prefiere tener “un poco de misterio” y privacidad en su vida para llevársela lo más tranquila posible.

Recordemos que sufre de ataques de ansiedad y tener una vida tranquila es lo que más disfruta.

Maneja su fama en sus propios términos

Getty Images / Tristan Fewings

Mientras las demás Kardashians aprovecharon su fama para vender marcas propias, como Kylie con el maquillaje y Kim con apps, perfumes y básicamente todo; Kendall busca tener pocos contratos. Cada vez es más selectiva con las pasarelas que hace y las marcas que promociona, como reveló en la controversial entrevista con LOVE.

Se alejó del clan Kardashian

No porque estuviera avergonzada de ellos, sino porque su presencia le quitaba credibilidad para su carrera. Tan solo por nacer en la familia Kardashian-Jenner, las personas en la industria de la moda la veían como alguien privilegiado y no la tomaban seriamente. Incluso Kim reveló a E! News que “ser una Kardashian resultó en contra de Kendall. Muchos en la industria te desprecian por eso”.

Así que cuando el primer diseñador de alta moda confió en Kenny, Marc Jacobs, ella pidió a su familia que no asistieran a la pasarela, pues le quitaría el mérito. Entonces tuvo que hablar con ellos y les dijo: “Chicos esto no es una broma o un truco; ésto es lo que quiero hacer con mi vida”. Ahora es una de las modelos mejor pagadas del mundo.