Shutterstuck

Ayer, medios internacionales informaron que Selena Gomez sufrió de una crisis emocional que la llevó a internarse nuevamente en una clínica de rehabilitación. Desde que la intérprete de 26 años fue diagnosticada con Lupus, ha estado ingresando constantemente en centros de rehabilitación para tratar los problemas de depresión y ansiedad que la enfermedad le ha causado.

2014: Diagnóstico de Lupus

En enero de 2014, Selena estuvo internada por dos semanas en Meadows, un centro de rehabilitación en Arizona. Su representante informó a E! News que la cantante se internó voluntariamente debido al abuso de substancias.

Un tiempo después, Gomez explicó a la revista Billboard lo que la llevó a tomar esa desición: “Fui diagnosticada con lupus y he estado sometiéndome a quimioterapia. Esa fue la razón por la que tuve un colapso. Pude haber tenido un infarto”. También explicó que se sintió muy impotente por no poder decir la verdad y que todos pensaran que se debía a un problema con las drogas.

2016: Ansiedad y Depresión

Dos años después, cuando parecía que todo iba bien después de lanzar su disco Revival en 2015, la intérprete de Fetish se internó en un centro de rehabilitación en Tennessee en agosto de 2016 por 90 días.

“Como muchos de ustedes saben, hace aproximadamente un año revelé que tengo lupus. He descubierto que la ansiedad, los ataques de pánico y la depresión pueden ser efectos secundarios del lupus, que pueden presentar sus propios desafíos”, Selena reveló en un comunicado. “Quiero ser proactiva y centrarme en mantener mi salud y felicidad, así que he decidido que la mejor manera de avanzar es tomarme un tiempo libre”.

Esta crisis llego justo en medio de su Revival Tour, por lo que tuvo que cancelar varios conciertos que tenía programados. Fue también en este lapso de tiempo que decidió alejarse de su celular y dejar de manejar sus redes sociales.

Lee: Selena Gomez revela cómo sobrevivió 90 días sin celular

2017: Transplante de riñón

El mundo entero quedó impactado en el verano de 2017, cuando Selena compartió una fotografía en su Instagram en la que aparecía junto a su amiga Francia Raisa, cada una en una cama de hospital después de la cirugía en la que Raisa le donó uno de sus riñones a Gomez.

 

Instagram

Pero a pesar de ese gran regalo, Selena tuvo que ser internada ya que su salud mental seguía muy dañada.

Lee: “Era de vida o muerte” Selena Gomez habla de su transplante de riñon

2018: El inicio de un mal año

A principios de 2018, en febrero, la cantante y actriz de 22 años pasó dos semanas internada en un centro de rehabilitación de lujo en Connecticut, donde se sometió a terapias, alimentación saludable, meditación y pilates. Se dice que una estadía de 30 días en este lugar cuesta alrededor de $120,000 USD.

Fue también en febrero cuando comenzó a pasar más tiempo con su ex novio, Justin Bieber, pero se fue un amor fugaz ya que después de solo un mes habían terminado definitivamente. En mayo, la cantante se enfrentó a miles de críticas por su look de la MET Gala y más tarde, en el mes de julio, Justin se comprometió con la modelo Hailey Baldwin.

2018: En búsqueda de ayuda psiquiátrica

En septiembre la cantante anunció a través de su cuenta de Instagram que se retiraría –una vez más– de las redes sociales para poder disfrutar de cada momento y alejarse de los comentarios negativos.

Pero aunque parecía estar feliz, el 10 de octubre se reveló que Selena fue hospitalizada en el Cedars-sinai Medical Center en Los Ángeles porque se sentía deprimida y emocional debido a una baja de glóbulos blancos. Aunque volvió a casa después de unos días, se vio obligada a regresar al hospital porque su condición no mejoró.

Se dice que ahora está buscando un centro psiquiátrico para internarse en la Costa Este que cuente con las terapias que necesita para mejorar su estado de salud