Getty Images
FRENSHAM, ENGLAND - AUGUST 04: Meghan, Duchess of Sussex attends the wedding of Charlie Van Straubenzee and Daisy Jenks on August 4, 2018 in Frensham, United Kingdom. Prince Harry attended the same prep school as Charlie van Straubenzee and have been good friends ever since. (Photo by Mark Cuthbert/UK Press via Getty Images)

Desde que anunció su compromiso con el príncipe Harry, la vida de Meghan Markle no volvió a ser la misma. Sobre todo después de la boda, parecería que la duquesa de Sussex jamás podría salir de compras como una persona común, pues los paparazzis la seguirían y ni decirlo del público que la ama. Pero “Megs” ha logrado escabullirse sin que nadie la note.

Lee: La razón por la que Meghan Markle se maquilla sola te hará admirarla más

Una fuente cercana a Kensington Palace reveló a People que Meghan sale de incógnito. Ya sea en su residencia en Londres o en el pueblo de Costwolds, ella mantiene un “perfil bajo”. Es sabido que le gusta hacer Pilates, así que usa una gorra de beisbol para ir a sus clases en Londres y también para visitar a su estilista.

Otro lugar que Meghan Markle visita sin que nadie la note es la tienda de autoservicio Whole Foods. “Está a cinco minutos de Kensington Palace, así que puede entrar y salir rápidamente”, comentó la fuente. Asimismo, aseguran que dichas skills las aprendió de Samantha Cohen, quien fue asistente personal de la reina Elizabeth II.

Getty Images

Lee: Esto es lo que Meghan Markle hará con su vestido de novia

Además de renunciar a caminar libremente por las calles, Meghan Markle debe seguir otras reglas de la reina. Entre ellas tiene prohibido dar autógrafos a fans de los Royals y su código de vestimenta es el impuesto por la monarca. Looks que veremos más frecuentemente a partir del 16 de octubre cuando Harry y ella salgan de gira hacia Australia, Fiji, Tonga y Nueva Zelanda para luego asistir a los Invictus Games.