Foto: Tim P. Whitby - WPA Pool/Getty Images)

Príncipes: son como nosotros, a veces mezclan dos países increíblemente diversos que comparten un continente (¡Ups!).

Lee: Al igual que Kate, William tiene una gran cicatriz en la cabeza

El príncipe William asistió el jueves a la gran inauguración de la Casa de Japón en Londres, donde se reunió con estudiantes, funcionarios japoneses y varios empleados de la Casa de Japón. Todo iba a la perfección: estrechó la mano derecha, sostuvo las teteras correctas (creemos), e incluso disfrutó de un auténtico sake, hasta que se sentó a disfrutar de una comida japonesa con niños de la escuela local y les preguntó si habían comido “mucha comida china”. “Para ser justos, Will se recuperó rápidamente, pidiendo disculpas y cambiando el adjetivo al japonés, pero ya era demasiado tarde, Internet había escuchado el comentario alto y claro.

Rebecca English on Twitter

Prince William was in great form at the opening of @japanhouseldn – charming & engaging. But even a royal diplomat can make the odd bloop. Such as asking local schoolchildren at the event to highlight Japanese culture if they had eaten much Chinese food! He quickly recovered tho! https://t.co/72swlvNbk0

De acuerdo, no hay excusa para confundir a Japón y China, pero William tiene muchas cosas en juego: ocupa el segundo lugar en el trono, es padre de tres niños pequeños (incluido un recién nacido), y ha estado asistiendo a los eventos sin Kate Middleton (quien técnicamente está en descanso post-maternidad hasta octubre). Este es el cuarto día consecutivo de deberes reales para Will.

Lee: El príncipe William casi se queda dormido a la mitad de una misa

(Foto: by Tim P. Whitby – WPA Pool/Getty Images)

¡Necesitas un descanso, William!

Por: Isabel Jones
InStyle US