Getty Images

Ayer después de la ceremonia religiosa del bautizo del príncipe Louis, los invitados se trasladaron a Clarence House donde disfrutaron de un delicioso té que acompañaron de una rebanada del pastel que  William y Kate sirvieron en su boda, hace siete años.

El bautizo incluyó varias tradiciones reales, entre ellas, el ropón del pequeño royal, que es el mismo que usaron George y Charlotte y la pila bautismal, que es la misma que la familia real ha usado desde el nacimiento de la primer hija de la reina Victoria.

Lee: La ausencia de la Reina, el chiste de Kate, y todo lo que debes saber del bautizo del Príncipe Louis

La regla del pastel consiste en que la pareja real debe guardar un nivel del que sirvieron en su boda para el bautizo de su primer hijo, sin embargo William y Kate lo han hecho con sus tres hijos.

Shutterstock

Lee: Los invitados a la boda de Meghan y Harry no probarán el pastel de boda

Por suerte, el pastel de bodas de William y Kate fue lo suficientemente grande para que alcanzará para el bautizo de George, Charlotte y Louis.

Shutterstock

“El pastel de bodas de los Duques de Cambridge, diseñado por Fiona Cairns, estaba hecho de 17 fruitcakes individuales y tenía ocho niveles. El pastel estaba decorado con glaseado de crema y betún con la técnica de Joseph Lambeth. Había hasta 900 flores heladas individuales y hojas de 17 variedades diferentes decoradas en el pastel. Un diseño de guirnaldas en el centro que coincidía con las guirnaldas arquitectónicas decoradas en la parte superior de la Galería de Imágenes del Palacio de Buckingham, la habitación en la que se exhibía el pastel durante la boda “.

Shutterstock

Los invitados a la celebración real tuvieron la suerte y el privilegio de probar el icónico pastel de bodas de William y Kate.