Getty Images

Así como muchos se muerden las uñas, otros mueven los pies o cruzan los brazos, Meghan Markle, también tiene una manía, constantemente se toca el pelo. Aunque han sido solamente dos sus apariciones a un lado del Príncipe Harry en dónde la hemos visto en sus versiones más elegantes, pudimos notar que cuando se pone nerviosa, sin darse cuenta se toca el pelo de diferentes formas para ocultarlo.  

Meghan estará en nuestra mente durante un largo tiempo, la verdad, no podemos dejar de pensar en la boda real. Es por eso que después de notar este comportamiento, decidimos investigar un poco más sobre ella antes del compromiso para ver si ya tenía esta manía, y al parecer sí.  

Mucha gente acostumbra jugar con su pelo e incluso darle vueltas con el dado cuando se encuentra en medio de situaciones incómodas y no saben qué hacer o decir.  

Getty

La gente que tiende a hacer este tipo de cosas lo llega a hacer por motivos diferentes. Uno de ellos es cuando está viendo la tele, hablando por teléfono o haciendo cualquier actividad de su rutina diaria, eso se puede deber a que básicamente ya lo volvió un hábito y lo hace de manera inconsciente.  

Getty

La segunda manera ocurre cuando están en alguna situación que los pone en riesgo o en una que no saben cómo actuar con, y lo vuelve parte de su lenguaje corporal, así nos podremos dar cuenta de qué tipo de situación intenta sobrellevar mediante esta manía. 

Getty

Sin embargo, la experta en lenguaje corporal, Blanca Cobb, afirmó que la forma en la que Meghan lo hace, se puede considerar más bien como un gesto tranquilizador. Si vemos algunas de las fotografías podemos notar que Markle inclina en la mayoría de ellas la cabeza y si ella se sintiera aterrorizada o con miedo tendería a bajarla.  

Getty

Cuando empecemos a ver un poco más a Meghan, es probable que notemos esta manía todavía más. Al parecer es una forma de jugar con la cámara para sentirse un poco más confiada, aunque también lo usa como arma contra el viento, justo como el día que anuncio su compromiso con el príncipe.