Foto: Patrick Riviere/Getty Images).

En un ensayo publicado en la revista New York Magazine, Nicole Kidman reflexionó acerca del poder que ha tenido a lo largo de su vida, como por ejemplo cuando estuvo casada con Tom Cruise.

La actriz australiana se refirió acerca de su pasado matrimonio aunque evita hablar de su ex (quien fue su esposo durante 11 años, de 1990 a 2001) por respeto a su actual marido, Keith Urban, a quien llama su “gran amor”.

Lee: La noche de chicas de Nicole Kidman, Reese Witherspoon y Meryl Streep

“Me casé muy joven (a los 22 años), y definitivamente eso no era poder, era protección. Me casé por amor, y estar casada con un hombre extremadamente poderoso evitó que me acosaran sexualmente”.

“Iba a trabajar, pero aún así estaba muy protegida. Así que cuando terminó (el matrimonio), a los 32, 33, prácticamente tuve que madurar”, compartió la actriz.

Foto: Getty Images

Mejor no hablar del #MeToo personal

Nicole Kidman escribió también que a lo largo de su vida ha tenido varios momentos #MeToode los que prefiere no hablar.

“¿Los he querido exponer en un artículo? No. ¿Aparecen en mi trabajo? Por supuesto. Soy abierta y cruda. Quiero tener mi pozo de experiencias y emociones para recurrir a él, para usarlo, y no solo estoy hablando de acoso sexual. Hablo de pérdida, muerte, de la amplia gama que ofrece la vida. Pero tiene que ser (abordado) por la gente adecuada para que no se abuse de ello de nuevo”.

Lee: Tom Cruise no ha visto a su hija en años porque no practica su religión

Hablando del no quedarse callada y de usar su poder femenino, actualmente está en pleno rodaje de una película sobre Roger Alies, el jefe de noticias de Fox, acusado de tener un comportamiento inapropiado con sus empleadas.

En este proyecto comparte créditos con Margot Robbie y Charlize Theron, dos actrices muy poderosas actualmente.