Ayer el príncipe William nos sorprendió con un nuevo look durante su visita al Hospital para Niños Evelina London. Al parecer el royal decidió afrontar con mucho estilo su calvicie y mejor optó por raparse.

De acuerdo con informes, el príncipe le pagó  la “módica” cantidad de 180 libras (o sea 4, 633 pesos) a la estilista de Kate Middleton para que lo rapara después de que su hermano y su esposa se burlaran de él por su calvicie.

El royal de 35 años presumió su nuevo “peinado” con mucha seguridad mientras apoyaba el lanzamiento nacional de la campaña de reclutamiento para ayudar a los veteranos a encontrar trabajo en el NHS.

William siempre se ha mostrado relajado sobre su “problema” de calvicie y fue en septiembre pasado cuando comentó durante un evento en el que había un estilista: “No tengo mucho pelo, no puedo darte mucho trabajo”.

Getty Images

 No es el único que ha bromeado sobre el tema, pues la propia Kate comentó en 2014 cuando se fueron de tour a Australia, una mujer contó la anécdota: “El príncipe estaba interesado en la alpaca, y cuando se las mostré, la princesa dijo que él debería ponérsela en la cabeza”, según recuerda, las palabras fueron: “La necesitas más que yo”, señalando a su cabeza y riendo.

Getty Images

Y claro que su hermano, el príncipe Harry, también aprovechó una oportunidad en 2012 para “burlarse” de su hermano pues dijo: “Creo que él es definitivamente más inteligente que yo, pero eso lo demostramos en la escuela… al igual que su calvicie”, pero William no se quedó callado y le contestó: “Eso es mucho viniendo de un pelirrojo”.