por Enrique Navarro

“Coco no podría existir sin la gente maravillosa de México y la hermosa tradición del Día de Muertos”, dijo el director Lee Unkrich sobre el escenario de la entrega 75 de los Globos de Oro.

La película, estrenada internacionalmente en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia, había ganado la estatuilla a Mejor Película Animada.

Y quienes más lo festejaron fueron los millones de mexicanos identificados con la cinta, empezando por Guillermo del Toro y Salma Hayek, quienes, sentados a un par de metros en el hotel Beverly Hilton, chocaron las palmas y aplaudieron sonrientes.

“El corazón se me sale del pecho. Gracias a la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood por este honor. Gracias hasta el último miembro del talentoso crew de Coco, quienes dieron todo durante esto seis años que pasamos haciendo la película. Gracias a los productores ejecutivos de Disney y Pixar por confiar en nosotros para contar esta historia única y por empoderarnos para contarla con respeto y dignidad que merecía”, dijo Ulkrich.

El director subió al estrado acompañando de Adrian Molina, codirector de ascendencia mexicana, y la productora Darla K. Anderson.

Minutos antes, la cinta se quedó a poco de ganar la terna a Mejor Canción Original, que finalmente se quedó “This is Me”, de The Great Showman.

Otra cinta ligada a México que hasta ahora ha sido premiada fue La Forma del Agua, de Guillermo del Toro. La cinta sobre un humanoide anfibio se quedó con el premio Score Original, que recibió el francés Alexandre Desplat.