Carlos Tischler/REX/Shutterstock

“Soy muy mala para dar consejos porque creo que cada persona es diferente, pero lo que a mí me dio resultado en el ámbito de la música fue trabajar mucho, ser autocrítica y nunca conformarme. Siempre creo que todo puede salir mejor.

Creo que hay que trabajar en equipo, pedir ayuda, pero también dejarse ayudar. Recuerdo que cuando empecé mi carrera llevaba mis álbumes a varios bares y pedía que me escucharan porque yo quería tocar. No conocía a nadie y pensaba: “¿Cómo le hago?”. Inocentemente, dejaba el disco en los bares y luego no obtenía respuesta. Alguna vez me mandaron un mail y me respondieron que mi música no tenía que ver con el lugar. Me rechazaron muchas veces, pero no hay que dejar de trabajar.

Para mi primer disco, un amigo me prestó dinero; para el segundo, varios más cooperaron para apoyarme. El tercero lo hice en mi casa, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, pero como no tenía luz porque se pasaban de listos los administradores y tenía que pagar de más, entonces tuve que conectar una extensión larguísima hasta el estacionamiento del edificio para al menos poder cargar la computadora y grabar el álbum a la luz de las velas. Gracias a eso quedó con una energía bien bonita, porque refleja la oscuridad en la que estaba viviendo, literal, en esos días.

También toqué en el metro. Yo veía que muchísimos músicos tocaban ahí y me parece que es una súper oportunidad para que la gente te pueda escuchar. Era como un juglar y vendía o regalaba discos… creaba relaciones humanas.

Ahora estoy nominada al Grammy (en cinco categorías, incluyendo Álbum del Año, por La trenza) y vivo un momento artístico muy bonito, estoy inspirada. Lo mejor de todo es que gracias a mi perseverancia, si tengo una idea, todos mis amigos me ayudan a concretarla”.

#ÉstaSoyYo
#NoTeDetengas

#InStylemx #InStyleQuotes #ÉstaSoyYo #NoTeDetengas

A post shared by InStyle México (@instylemexico) on