Getty

Si quieres una piel perfecta de pies a cabeza tienes que tener en mente que, hacerte una exfoliación, es más que importante. ¿El motivo? Es la única forma de deshacerte por completo de las células muertas y ayudar a regenerar nuevas. Además permites que la piel respire y propicias que las imperfecciones mejores o desaparezcan por completo.

¿Cómo exfoliarte?

Después de bañarte con agua caliente –ya que el vapor ayuda a que el órgano más grande de tu cuerpo se suavice y los poros se abran–, aplica un exfoliante correspondiente a tu tipo de piel dando ligeros movimientos circulares en toda la zona que desees tratar. Recuerda que puedes ser en la cara o en todo el cuerpo.

Lee: Los Do’s y Don’ts que debes saber antes de hacerte un peeling en casa

Dependiendo del tipo de producto que hayas aplicado, puedes dejarlo unos cuantos minutos o retirarlo casi al instante con abundante agua tibia. Y cuando hayas terminado no olvides aplicar tu crema hidratante.

Dragon Fruit Brightening SuperFruit Mask de @originsmx es una mascarilla que empareja la textura de la piel dejando un acabado radiante. 😍 Contiene Pitaya, Vitamina C y exfoliantes que refrescan e iluminan la piel. Adquiérela en cuanto antes en Sephora.com.mx! 💕#DescubreOrigins

254 Me gusta, 7 comentarios – originsmexico (@originsmx) en Instagram: “Dragon Fruit Brightening SuperFruit Mask de @originsmx es una mascarilla que empareja la textura de…”

Lee: Los mejores exfoliantes de cara y cuerpo para todos los presupuestos

¿Cada cuánto?

Lo ideal sería mínimo una vez al mes, aunque si tu piel no es sensible también podrías exfoliarla cada dos semanas o incluso cada ocho días, pues de lo contrario lo único que estarías logrando sería irritar la piel y definitivamente no es lo que queremos, ¿cierto?

No olvides que el propósito de hacer una exfoliación constantemente también es básico para lograr que tus productos de skincare penetren en la dermis y realmente puedas tener resultados mucho más óptimos.