Foto: ImaxTree

Terminó la semana de la moda de Nueva York, y mientras el spotlight está en las pasarelas de Londres, aquí repasamos los mejores beauty looks que los make up artists de la gran manzana nos dejaron para inspirarnos.

Tom Ford

La inspiración: ’70s Glam

Tom Ford SS19. Foto: ImaxTree.

La creación de estos looks estuvo a cargo de la make up artist Diane Kendal. Para la pasarela de primavera verano de Tom Ford diseñó una nueva versión del icónico smokey eye, un maquillaje clásico en las pasarelas del diseñador. Esta nueva versión se alejó de los habituales smokey eyes negros y utilizó tonos marrones apagados y un poco de dorado para darle los toques finales. Además, la maquilladora utilizó humectante de labios en los ojos para que estos reflejen la luz. Los labios y la piel se mantuvieron neutros para que el look de los ojos sea protagonista

Lee: 30 looks que resumen las tendencias más hot de #NYFW

Carolina Herrera

La inspiración: Me desperté así

Carolina Herrera SS19. Foto: ImaxTree.

El look minimalista protagonizó el beauty look en la pasarela de Carolina Herrera. Las modelos lucieron una piel perfecta y una sombra entre neutral y color durazno en los párpados superiores para otorgarle un toque de frescura a los rostros. La idea del maquillaje era el de “me desperté así”.

Lee: Las mujeres con curvas se apoderan del street style en las calles de Nueva York

Rodarte

La inspiración: Jardín de rosas

Rodarte SS19. Foto: ImaxTree.

El make up artist de NARS, James Kaliardos, se inspiró en el arte moderno para crear el beauty look del romántico desfile de Rodarte. Él utilizó tres colores vibrantes, rosa estridente, azul verdoso y amarillo canario, para cubrir los párpados de las modelos con suaves pinceladas. Los labios fueron pintados de rojo y se aplicó rubor en las mejillas otorgándoles a las modelos un look saludable.

Lee: Paso a paso: Dos peinados de NYFW que querrás llevar en tu próxima fiesta

Marc Jacobs

La inspiración: Vintage

Marc Jacobs SS19. Foto: ImaxTree.

Otro look creado por la talentosa maquiladora Diane Kendal. En este caso ella utilizó pigmentos sueltos en polvo que combinaban con el color del cabello y el look de cada modelo. Mantuvo el resto de la cara natural y evitó el uso de rubor para que no se convierta en un look angelical.