Foto: iStock

Sabemos que un día de masaje es principalmente para relajarnos y olvidarnos por completo del mundo exterior. Pero ¿qué pasaría si ese masaje también te ayuda a estirar al máximo tu cuerpo? Pues bueno, básicamente para eso funciona el masaje tailandés.

Después de mucho trabajo y unas merecidas vacaciones express, llegué al hotel Paradisus en Cancún. En este espacio increíble se encuentra el Yhi Spa, en donde se encargan de ayudarte a conectar la mente y espíritu con el cuerpo así como a activar tus sentidos. Uno de los majases estrella de este lugar es el masaje tailandés impartido por expertas filipinas. Y sí, aquí comprobamos que las manos de las asiáticas realmente son mágicas (y su fuerza también).

¿Cómo funciona?

El primer paso es ponerte una especie de pijama elástica y, después de acostarte en la cama de masaje y oler un aceite esencial para relajarte, empieza la parte divertida. Tronar casi todos los huesos de tu cuerpo será algo clave. También te ayudarán a estirar y a llevar tu pierna hasta donde no sabías que podías. La mayoría de los movimientos son similares a los que realizas cuando haces yoga. Otro punto básico es que la persona que está realizando el masaje se pondrá arriba de ti para hacer presión en tu cuerpo y jalar hasta que encuentres un punto de relajación. Así que no te asustes si de repente la sientes en tu espalda.

¿El resultado? Liberar el estrés acumulado con el paso del tiempo. Así que prepárate porque después de que lo pruebes, vas a dormir como hace mucho no lo hacías.