Un gran perfume nunca es casualidad. Siempre se debe a un perfumista excepcional. Platicamos con el experto Yann Vasnier, encargado de crear la nueva fragancia de Jo Malone, quien nos habló de los recientes lanzamientos de la marca.

La nueva colección, The English Oak, se compone de dos fragrancias. ¿Desde el inicio estaba planeado de esta forma?

En realidad no, en un principio se pensó en crear sólo una, pero mientras experimentábamos con los aromas, surgió una segunda que era igual de emocionante que la primera, o sea, la English Oak & Hazelnut. Ésta es amaderada y especiada, mientras que la English Oak & Redcurrant tomó un olor más jugoso. Al final amamos las dos por igual.

¿Qué es lo que hace al roble tan especial y el foco principal de esta campaña?

Que es poderoso e icónico. Normalmente encuentras perfumes que contienen sándalo y madera de cedro, pero el roble tiene algo único: es misterioso. Para este proyecto creamos una variante exclusiva: usarlo tostado, ya que le añade profundidad. Siempre es emocionante desarrollar algo nuevo para la marca.

¿En qué te inspiraste para elegir el concepto?

En la magia del bosque inglés, el cual me recuerda a un cuento de hadas. Celine Roux –encargada global de fragancias de la marca– y yo visitamos diferentes bosques, y así fue como decidimos que ése era el indicado.

La filosofía de Jo Malone es hacer “layering” con los perfumes, ¿con qué otros aromas los combinarías?

Al igual que los demás, estos también están diseñados para mezclarse. Me encanta el Hazelnut con Basil & Neroli para crear una explosión vibrante y cítrica. El Redcurrant con Blackberry & Bay es para conseguir algo más frutal.