La hija del cantante Phil Collins se ha convertido en un ícono de belleza gracias a sus impactantes looks en la alfombra roja y sus envidiables cejas. Por esta razón, Lancôme decidió convertirla en una de sus embajadoras. Platicamos con ella sobre su experiencia en la actuación, la literatura y sus tips para siempre lucir espectacular.

Qué es lo más importante que has aprendido en la industria de Hollywood?

Que este negocio tiene sus altas y bajas. Es impredecible, y con el fin de soportar la incertidumbre y mantenerse positivo, es importante recordar que todo pasa por una razón. Tal vez no lo comprendas al principio, pero con paciencia y determinación, se logra. También hay que apreciar cada momento mientras está pasando y estar agradecidos con el presente porque todo puede desaparecer en un abrir y cerrar de ojos.

¿Cuál ha sido el logro en tu vida del que estés más orgullosa?

Escribir mi libro Unfiltered. Ha sido la cosa más difícil que he hecho hasta ahora porque es muy personal. Pero cuando lo terminé me sentí muy poderosa. Puse mucho tiempo, energía, amor, honestidad y alma en esto y todavía no puedo creer que fuera capaz de acabarlo. Hubo muchas veces durante el proceso en que pensé que iba a tardarme toda una eternidad.

Tus looks de la alfombra roja siempre sorprenden. ¿Cómo eliges los outfits y en qué te inspiras?

Tengo a un dúo de estilistas increíble, Rob Zangardi y Mariel Haenn, quienes me animan a probar cosas nuevas y a salir de mi zona de confort. Me gusta
sentirme lo más segura posible sin importar lo que utilizo. No quiero que una prenda me use a mí. Yo elijo qué llevar basada en cómo me siento en ese momento. Me inspiro mucho en el viejo estilo de Hollywood pero con un giro moderno, amo reinventar la moda e intentar atuendos diferentes, encontrar nuevas facetas de mi personalidad.

Mid afternoon pick-me-up with Rouge Flamboyant…

A post shared by Lily Collins (@lilyjcollins) on

¿Existe algún look de maquillaje en particular que te guste más?

Sí, el clásico cat eye y unos labios llamativos, rojos o cafés, porque creo que se ven súper sexys y divertidos, pero también me fascina ver las propuestas de mi maquillista cada vez que voy a un evento. Siempre tiene ideas innovadoras; amo tomar riesgos y dejarla hacer su trabajo. Normalmente no me miro al espejo hasta que termina, así puedo contemplar el look final.

¿Cambias de perfume dependiendo de tu humor o tienes alguno en especial que siempre uses?

Adoro las fragancias y constantemente estoy probando nuevas dependiendo del momento. Algunos días tengo ganas de usar una amaderada, otros algo floral, pero cuando encuentro una que me encanta, tiendo a usarla seguido. Creo que los perfumes son muy personales y te traen todo tipo de recuerdos. Tengo diferentes aromas para cada ocasión.

Además de la actuación, de viajar y escribir, ¿qué otra pasión tienes?

Cocinar. Lo encuentro increíblemente terapéutico y divertido. También me encanta la fotografía, especialmente en blanco y negro. Disfruto de capturar un momento en el tiempo que durará por siempre.