Como muchos, sucumbí al furor de correr gracias a uno de los primeros 10K de Nike. Me pareció una proeza que la gente lograra correr 10 kilómetros ¡sin parar! Yo también quería sentirme atleta y que me dieran una medalla al cruzar la meta.

Comencé a correr así, sin más, sin ninguna guía. Es muy fácil desmotivarse si uno lo hace de esta manera porque lo más seguro es que no lleves ni dos kilómetros y ya traigas la lengua de fuera. Por suerte, conocí a un señor que me dio la clave para lograr condición física (es el método que al final les describo) y así pude correr mis primeros 10K en un tiempo razonable y sin dejar el alma en la pista. Fui feliz. Sentía que la gente me miraba con admiración cuando “por casualidad” mencionaba que era corredora.Chicas runnersPor supuesto ya no soy tan inocente como cuando comencé y entiendo que mis tiempos (mi record en un 10K son 49’ y en un maratón, 4’04’’) están a años luz de los auténticos atletas pero eso no me desmotiva ni le resta un ápice la felicidad que me provoca correr. Cuando son las 8:30 AM y yo ya estoy lista para venirme a trabajar me siento una chingona porque a mí me despertó el aire frío de la madrugada y presencié el amanecer mientras corría en Chapultepec con mis perras y sudé todas las toxinas del día anterior.

Leer más:

Yo sí soy una mamá runner

Los mejores tenis para correr

El método que sí funciona para empezar a correr es alternar caminata con trote en periodos de 45 minutos a una hora. Consigue un reloj que tenga cronómetro al que puedas programarle ciclos (laps) para alternar el trote con caminata. El objetivo es ir aumentando el trote y reduciendo la recuperación (caminanta) hasta que logres correr sin parar.Consigue un reloj con cronómetro

Semana 1: Camina 5 minutos, trota 1 minuto.

Semana 2: Camina 4 minutos, trota 2 minutos.

Semana 4: Camina 3 minutos, trota 3 minutos.

Semana 6: Camina 2 minutos, trota 4 minutos.

Semana 5: Camina 1 minuto, trota 5 minutos.

 

Esto sólo es un ejemplo, tú misma decidirás cuando puedes aumentar el tiempo de trote. El chiste es ser constante y hacerlo por lo menos tres veces a la semana durante 45 minutos.

 

 

Leer más